Cómo analizar el pronóstico deportivo

A la hora de hacer una apuesta, hay dos elementos esenciales que inciden en la cantidad de dinero a invertir: el posible factor sentimental (ser seguidor/a de un equipo determinado) y los pronósticos que pueden ayudar a tomar una decisión final. A continuación, se dan consejos para analizar este último factor.

¿En qué se basa un pronóstico deportivo?

En diversos aspectos que permiten conocer cuál podría ser el resultado de un encuentro deportivo. Los más importantes son:

· El nivel de victorias, derrotas y empates que acumula cada equipo o deportista durante la presente temporada.

· Los datos estadísticos de, como mínimo, los últimos dos años, si procede, en relación al encuentro correspondiente.

· La cantidad de dinero que podría ganarse por cada euro invertido dependiendo de la opción elegida.

La combinación de los tres aspectos es decisiva para conocer cuánto se debe apostar y por quién para conseguir el beneficio correspondiente. Sí es importante reseñar que algunos pronósticos se basan en otros aspectos, como el número de goles, teniendo en cuenta los datos acumulados.

Un modelo predictivo

En definitiva, un pronóstico es la consecuencia de un modelo predictivo que interpreta la información correspondiente, pero que no siempre, aunque sí en algunos casos, tiene en cuenta factores accidentales como posibles lesiones, el árbitro o el factor sorpresa. Por lo tanto, cada pronóstico tiene una tasa cercana al 60 % de acierto dejando el 40 % a la capacidad de la persona que apuesta para adivinar el resultado final o la apuesta específica que quiera realizar.

En esta temporada se han producido enormes sorpresas con equipos presuntamente revelación que venían ganando a los más importantes de la liga de fútbol y que han perdido con otros de inferior categoría. Sirva este ejemplo para que el apostante lea diversos pronósticos y no solo el de la casa de apuestas en la que confíe.

Resulta más apropiado realizar un promedio de dos o tres pronósticos y arriesgar un poco que seguir a pies juntillas lo que marquen las cuotas de una empresa determinada. Solo así es posible sacarle el máximo partido posible a unos pronósticos tan útiles como necesarios para apostar correctamente.